Cómo no crear un MVP nunca

Hace muchos años el software se hacía bajo un enfoque de cascada. La metodología cascada(waterfall) te decía que el ciclo de vida de creación de software era un proceso lineal donde cada nueva etapa solo empezaba al terminar la anterior.

El problema de trabajar así es que si en la etapa de desarrollo el diseño tenía que ser modificado por algo inesperado o mal planificado, pues, se volvía en una situación complicada de manejar. Y cosas así podían pasar en cualquier etapa.

Otro inconveniente de trabajar en cascada es que la retroalimentación del cliente/usuarios iba a ser imposible tenerla en cuenta ya que para cuando estos pudieran ver/usar el software, ya el ciclo de desarrollo habría concluido, o sea, habría que hacer una extensión del proyecto para sacar más tiempo y recursos $$$$.

SEGUIR LEYENDO